Baños de Bosque en Colombia: un encuentro con el poder restaurador de la biodiversidad natural

Los Baños de Bosque están llegando a Colombia, un país de una enorme biodiversidad, cuyos habitantes gozan de tener una gran riqueza geográfica a su alrededor. El país ha sido catalogado por el Centro Mundial de Vigilancia de la Conservación como uno de los países “megadiversos”, ocupando el tercer lugar en especies vivas y segundo lugar en especies de aves.

En Colombia coexisten diferentes pisos térmicos, cadenas montañosas, desiertos, planicies, volcanes, selvas, páramos y costas. La fauna y flora es una de las más ricas y biodiversas del mundo, y las ciudades colombianas están conectadas por vastas franjas naturales de gran riqueza, lo que ha originado un alza del turismo de aventura y ecoturismo, en las últimas década.

Todas estas características han originado un gran interés en la población colombiana por conocer mejor su enorme número de especies nativas en fauna y flora, y el cuidado de los bosques. Así pues, que la práctica de los Baños de Bosque en Colombia, es una posibilidad de apertura para que los colombianos experimenten el contacto con la naturaleza de una forma diferente, centrado en la contemplación y la inmersión sensorial.  

La relación de las subculturas colombianas con la naturaleza tiene unas mixturas muy interesantes. pues convergen las tradiciones indígenas de diferentes zonas del país, cuya relación de cuidado con la tierra es un legado milenario, junto con el encuentro de las culturas urbanas con la naturaleza, el cual muestra las señales de un turismo muchas veces arrasador e inconsciente con el medio ambiente.

Así, en las últimas décadas se ha promovido con mayor fuerza, por parte de instituciones estatales, comunidad académica y ambientalistas, la consciencia de una cultura de mayor respeto y cuidado ambiental, e incluso una vuelta hacia la sabiduría ancestral y la medicina tradicional de nuestras comunidades indígenas. Esto permite que la relación de cuidado y respeto por lo natural, así como la comprensión de que la salud se ve directamente influida y propiciada por la riqueza de los entornos naturales, empieza a hacerse más presente en la consciencia de las personas. 

En esta importante relación entre ser humano – naturaleza, los Baños de Bosque, a mi parecer, son una práctica basada en el conocimiento científico y la cultura de contemplación japonesa, que también llega a aportar volviendo la mirada hacia la natural tendencia humana a sorprenderse, maravillarse y sentirse cómodo en medio de lo natural. Pero no solo estos son los beneficios, sino la posibilidad de que se eduque a las personas en el conocimiento que sustenta a los Baños de Bosque; y es la demostración de los impactos positivos en la salud, a partir de estar en contacto con la química presente en los bosques y la naturaleza. 

Si bien las caminatas ecológicas hacen parte de la tradición de los colombianos, y centenares de personas de las ciudades salen cada fin de semana a compartir en familia en espacios públicos naturales, la propuesta de una caminata como la de los Baños de Bosque  (o Shinrin Yoku), -un contacto silencioso y una inmersión sensorial lenta en la naturaleza-, no ha hecho propiamente parte de la cultura popular colombiana.

Sin embargo, empieza a sentirse en nuestra sociedad la receptividad y acogida de diferentes prácticas de autocuidado y bienestar. Así que la oferta conjunta de conexión natural y práctica restauradora de la salud física y emocional, que ofrecen los Baños de Bosque, puede generar una gran acogida en una población que no se escapa de los elevados índices de ansiedad, estrés y depresión, presentes también en el resto del mundo. 

En mi aproximación al ejercicio de guiar Baños de Bosque en Colombia, dentro del modelo del Forest Therapy Institute (FTI), he descubierto que las enormes posibilidades que ofrece nuestra geografía y riqueza natural para invitar al participante a la exploración y el encuentro con la sorpresa y la maravilla del bosque, son infinitas.

Colombia, El hecho de que nuestros senderos de bosque se encuentran normalmente atravesando montañas en espacios estrechos, muchos de ellos muy densos en follaje, puede que plantee algunas diferencias interesantes a la experiencia japonesa o de otros países. Sin embargo, en esta área tropical del mundo, la riqueza de sonidos, olores y seres relacionándose en el bosque, genera un efecto tan mágico en el grupo silencioso de los caminantes, que su poder restaurador no demora en hacerse sentir. 

Los Baños de Bosque en Colombia definitivamente pueden ser una experiencia única e imperdible para colombianos y extranjeros que quieran conectar con terrenos de una abundancia impresionante, acompañados de una sinfonía majestuosa de aves, insectos, ríos, y flora, en la apertura de todos los sentidos, internándose así en una calma muy especial. 

  • Por Emma Sánchez, Guía Certificada de Baños de Bosque por el Forest Therapy Institute. Psicóloga. Magíster en Psicología Clínica. Fue Directora de Proyecto de Grado de la carrera de psicología de la Universidad Javeriana Cali, en investigación sobre la Autorregulación Emocional en niños a través de la historieta.

@lluviadebosque / @esmindful

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0